martes, 22 de enero de 2013

La fórmula mágica.

Tenemos el triángulo de la vida con sus tres vértices: pensamiento, sentimiento y acción. Entre ellos aparece un flujo, que desde uno de los vértices se dirige hacia los otros dos, pues si hacemos en cualquiera de ellos, se producirá un cambio en los demás. Si modificamos nuestro pensamiento, irremediablemente se producirá un cambio en nuestro sentimiento y en nuestra acción. Si lo hacemos en el sentimiento, sorprendente, nuestro pensamiento y nuestra acción tienden a modificarse. Y si nuestra acción cambia, se da una transformación en nuestro pensamiento y sentimiento. Saber esto, es conocer la fórmula mágica. Ya la tenemos. Solo nos queda utilizarla.

psysi