viernes, 11 de octubre de 2013

Podemos hacerlo con miedo.

Cuando nos dicen que soltemos el miedo, indudablemente nos quieren ayudar. Y que más quisiéramos. Soltar el miedo no es nada sencillo. Y si esperamos a no tener miedo para hacer algo, es muy posible que acabemos no haciéndolo. El secreto es partir desde el miedo, aceptarlo, sentarlo en el asiento de al lado y emprender el viaje. "Aceptemos que podemos hacerlo con miedo". Aceptemos que el miedo nos acompaña en nuestra vida, y sigamos andando. Podemos necesitar coraje , fuerza, o simplemente continuar o estar ahí. Pero cuando aceptamos el miedo y nos permitimos sentirlo, nos damos cuenta que incluso con el, podemos vivir nuestras vidas. 

psysi

7 comentarios:

  1. Si aceptamos el miedo, ¿ no estamos reduciendo el coraje, la fuerza.? Sea cual sea la respuesta, y porque confío en ti , voy a intentar convivir con el.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó ..." aceptar", ésa es la clave. Creo que cuando uno "acepta" en este caso: el miedo, es como que sale de los primeros planos, deja de ser prioritario y pasa a ser común ... y el tenerlo de compañero de viaje hace que le demostremos cuán fuertes podemos ser, ¿ verdad ?, sin desmerecerlo :) pero en su justa medida.
    No sé si me expresé bien, pero también estoy aprendiendo a convivir con él.
    Gracias por todos tus pensamientos ... : hacen bien :)
    Mis cariños de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Mariana, por tu reflexión y aportación. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gines, al contrario, cuando aceptamos el miedo, es cuando deja de ser un conflicto, y podemos pasar a la acción. Son los conflictos los que nos bloquean y paralizan. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar