martes, 12 de junio de 2012

Las alarmas.

Lo que se dice tendría que corresponder con lo que se hace. La palabra con la acción. Lo que se verbaliza con lo que se realiza. Cuando esto no es así, se producen incongruencias. Sentimos que algo falla. En ocasiones estamos tan distraídos con otras cosas, tan absortos que no nos damos cuenta. Otras veces no queremos mirarlo, nos duele. Preferimos no poner nuestra atención en ello. Esto no da resultado. Observa las alarmas que se disparan en ti. Y analiza lo que las ha disparado.

PSYSI