martes, 9 de octubre de 2012

Acción y repetición.

No importa que nunca lo hayas hecho. No importa que creas que tu no eres así. No importa que pienses que eso no va contigo. No importa que te sientas extraño, incómodo. Que creas que no puedes. Que no eres capaz. No importa. Hazlo. Pasa a la acción. Y repite. Y repite. Y repite. La acción, unida a la repetición, consigue cambiar tus pensamientos, tus sentimientos, tus conceptos de ti mismo, tu actitud, tu forma de ver y afrontar la vida. Aplicado en todo aquello que es insatisfactorio en nuestra vida, en todo lo que nos limita, en todo aquello que no nos sienta bien, puede obrar milagros. La acción y la repetición, unidas al tiempo, son una formula mágica.

PSYSI