domingo, 28 de abril de 2013

¿Sabes escucharte?

No nos equivoquemos. Escucharnos, no es ponerle atención a nuestro diálogo mental, a todos esos pensamiento inútiles sobre lo que nos rodea, sobre el pasado y el futuro. Diálogo que se establece gratuitamente sin que yo haya hecho ninguna pregunta, sin que me haya planteado nada. Escucharse es otra cosa. Y no es fácil. Para escucharme, lo primero que tengo que hacer es acallar ese diálogo mental, ese ruido que tapa mi verdadera voz. Y sólo calmando ese parloteo seré capaz de saber lo que dice. En ocasiones nuestra verdadera voz necesita tanto ponerse en contacto con nosotros, que hasta manda señales corporales para que nos paremos, y empezamos a encontrarnos mal, y no sabemos por qué. Parémonos, calmemos ese ruido constante de nuestra mente. Hagámonos las preguntas adecuadas y pongamos atención para escuchar las respuestas. Nuestra voz interior tiene mucho que decirnos. Sólo ella sabe lo que de verdad necesitamos.

psysi

5 comentarios:

  1. Nuestra voz interior nos dice lo que nos conviene , y lo que deberíamos hacer ... pero luego hay otras voces exteriores - compromisos , recomendaciones , lo que esta bien visto , lo que tal y tal - que nos llevan a lo que hacemos ...

    ResponderEliminar
  2. Y no crees Carlos que lo que nos conviene tendría que ser más escuchado?

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el artículo, apuntas a la clave, aunque por supuesto no es nada fácil. De todas formas pienso que cuando uno conecta con ello las voces exteriores que comenta Carlos se adecuan a nuestra pulso interno, soy de las que cree que la realidad la moldeamos cada uno.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu aportación Lourdes. En muchas ocasiones no le damos espacio en nuestras vidas a esa voz interior que nos habla y que nos guía.

    ResponderEliminar