viernes, 10 de enero de 2014

No aprietes con fuerza.

No aprietes con fuerza. Si hay alguien a quien amas, si deseas que esa persona permanezca a tu lado, no la aprietes con fuerza. A esa persona que amas, sólo tienes que sostenerla suavemente. Para que pueda moverse libremente. Para que pueda ser el mismo. Para que pueda situarse donde el desee. Si quiere estar cerca de ti, así lo elegirá. Si quiere distanciarse de ti, así lo hará. Por mucho que aprietes, no dejará de hacer lo que realmente desea hacer. Apretando sólo conseguirás que no pueda volar, y alguien a quién no le permiten volar, volará a la primera oportunidad. Todos queremos sentirnos libres, elegir, decidir, y volar allí donde deseamos estar. Y todos queremos que se respeten nuestras elecciones y decisiones. 

Dedicada.

Psysi