martes, 18 de febrero de 2014

¿Juegas?.

Podemos tomarnos la vida como algo realmente trascendente, donde cada cosa que nos suceda tenga una importancia vital. O podemos tomarnos la vida como si de un juego se tratara. La única diferencia será que en el segundo caso habremos disfrutado de una vida más agradable. La palabra juego nos puede asustar, pero es que acaso no se puede jugar bien, es que no podemos ser expertos jugadores. Liberar la vida del excesivo peso de la trascendencia, nos alivia, nos aligera, nos relaja, en este estado tenemos muchas posibilidades de acertar. Es cuando nos encontramos en nuestro centro, cuando nos volvemos creativos, y jugamos nuestras jugadas maestras. Y sólo podemos volar a nuestro centro, cuando hemos soltado el peso de la supuesta trascendencia de la vida que nos rodea. Si estamos en eso, no podemos estar en nosotros. Y si no estamos en nosotros, nos estamos perdiendo todo el juego. A veces es tanto el peso que no podemos ni movernos. Como casi siempre, es una cuestión de pararse, tomar conciencia y elegir. 

Psysi