lunes, 24 de febrero de 2014

Tu no perteneces a esa tribu.

Aléjate de aquellas personas que hacen daño gratuitamente. En muchas ocasiones nuestras palabras o nuestros actos molestan o hacen daño a otros. Esto es algo inevitable en la vida y tenemos que aceptarlo. Son los daños colaterales de nuestro caminar por el mundo. Sin embargo, los tenemos en cuenta, los sentimos, y los evitamos siempre que está en nuestras manos. Otra cosa son las palabras o actos dirigidos a hacer daño a otros de forma gratuita, sistemática, sin obtener otro beneficio que la "satisfacción" de molestar o causar dolor al de enfrente. Cuando tomes conciencia de estos comportamientos, aléjate de ellos. No mires para otro lado ni los disculpes, aunque no seas tu el objetivo de ellos. Muestra tu rechazo. Aléjate y pon distancia, toda la que puedas. Y reafirmate en que tu, no perteneces a esa tribu. 

Psysi