lunes, 14 de abril de 2014

Esclavitudes.

El perfeccionismo es una de las mayores esclavitudes que existen. Te somete despiadadamente, y nunca tiene suficiente, es insaciable. Por muy bien que lo hagas, siempre creerás que lo podías haber hecho mejor, que no ha sido perfecto. El prefeccionismo genera una gran cantidad de ansiedad y puede llevarte a la tristeza y hasta la depresión. Uno de los mayores problemas que tenemos para soltar el perfeccionismo es la buena prensa que tiene. !Es que yo soy muy perfeccionista¡. Y se dice con un trasfondo de orgullo y satisfacción. Parece que el perfeccionista es una persona trabajadora, detallista, cuidadosa, y digna de admiración. Es normal que con estos acompañamientos, cueste soltar el perfeccionismo. Esto no es cierto. El perfeccionista es una persona cargada de sufrimiento y con muchas posibilidades de bloquearse por la ansiedad y la angustia a la que se somete. Hacer las cosas lo mejor que "puedo", dependiendo de mis circunstancias, no tiene nada que ver con el perfeccionismo.

Dra. Marisa Navarro.