jueves, 15 de marzo de 2012

No los ocultes.

Llora cuando tengas necesidad de hacerlo. Comparte tus sentimientos con los demás. Con aquellas personas que te quieren, que te escuchan, que te apoyan. Haz exterior tu dialogo interior. Descarga. Aligera. No ocultes tus sentimientos. No tienes porque ponerte disfraces. Si estas triste, lo estas. Si estas enfadado, ese es tu estado. Esos estados no tienen porque estar acompañados de formas inadecuadas. El respeto a ti mismo y a los demás pueden acompañar tus emociones. Mostrando lo que realmente eres, humano.

PSYSI