lunes, 3 de enero de 2011

Muy, pero que muy alejado.

Si alguna vez has estado enganchado a alguien, tienes que estar lo más alejado posible de esa persona. No te confíes. Los enganches emocionales funcionan como cualquier sustancia adictiva. Mantente alejado de ellos. Además, estate muy atento. Puede que te sientas seguro y tranquilo. Puede que se acerquen sigilosamente, o disfrazados. Cuando te quieras dar cuenta, estarás otra vez metido en el juego de la adicción afectiva, del enganche. Aquí si es necesaria la radicalidad, no valen medias tintas. Mantente muy, pero que muy alejado.

PSYSI