miércoles, 19 de enero de 2011

¿De qué hablar?


No con todo el mundo podemos hablar de todo. Tener ésto claro nos alivia enormemente la vida. Y tener una lista mental, mas o menos, de los temas que puedo hablar con algunas personas, me la facilita mucho. A veces los temas pueden parecernos muy banales, pero todo transcurrirá con mucha más fluidez, si me ciño a ellos. No nos empeñemos en sacar los temas que producen conflicto, salvo que sea absolutamente imprescindible. Facilitarnos la vida es nuestra responsabilidad. Con la práctica lo haremos casi sin pensar, y todos estaremos agradecidos, nosotros los primeros.
PSYSI