miércoles, 29 de septiembre de 2010

Las puertas abiertas.


Deja las puertas abiertas, que la gente de tu vida pueda entrar y salir libremente. Que cuando entren, se encuentren ese lugar acogedor y amparador que tu haces. Que cuando salgan no sientan lazos invisibles que los atan y amordazan. Que cuando salgan se vayan cargados de regalos, de energía, de vitalidad, y con ganas de repetir. Que cuando entren, vuelvan llenos de presentes que enriquezcan tu vida, de alegría, de agradecimiento. No tengas miedo. Deja las puertas abiertas. El que quiera que se quede, el que no que se vaya. Unos entran, otros salen, y tu creciendo.
PSYSI