lunes, 13 de septiembre de 2010

Los espejismos.

Tendemos a fijarnos en lo que nos queda lejos, pensando que debe ser algo maravilloso. Puede que lo sea, pero en la lejanía, a veces se ven "oasis", y no son más que espejismos. A lo lejos se distorsionan las figuras, y sólo cuando se acercan, identificamos de quién se trata. Está bien mirar al horizonte. Pero no olvides lo que tienes a mano. No descartes lo que tienes cerca, a tu alrededor, al alcance de tus ojos, de tus oídos, de tus caricias, de tu cariño. No te lo pierdas. Y después, si quieres, mira a lo lejos, y si es un espejismo lo que encuentras, estarás tan pleno, que no necesitarás beber.

PSYSI