jueves, 23 de septiembre de 2010

Lo que no es mio, no lo quiero.


Seguro que estás de acuerdo con el título de ésta reflexión, sin embargo, también estoy segura que vas por ahí cogiendo, en muchas ocasiones como yo, lo que no nos pertenece. Si, no pongas cara de sorpresa. Esas emociones no son tuyas, esos sentimientos no son tuyos, esas expectativas no son tuyas. Ese "si", no es el "no" que te gustaría decir, luego tampoco es tuyo. Esa faena no es tuya, ¿qué haces haciéndola?. Ese problema, ¿estas seguro de que eres tu el que lo tiene que resolver?. Esa meta, ese estilo de vida, y tantas cosas que vamos por ahí cogiendo, y que no son nuestras. Cuando tengas dudas de si algo es tuyo, hazte ésta sencilla pregunta: ¿esto es mio?, y si no lo es, no lo cojas.
PSYSI