miércoles, 13 de octubre de 2010

Cógelas tu.

En algunas ocasiones nos comportamos como niños pequeños cuando necesitamos y demandamos amor. Nos cuesta menos que pedirlo. Así, nos ponemos tristes por pequeños motivos, nos sentimos desamparados después de crear múltiples pensamientos sobre ello, y hasta lloramos desconsoladamente. La conexión con nuestra infancia está clara. Cuando ésto nos ocurría, venían, nos cogían en brazos, nos besaban, nos abrazaban, nos decían que no pasaba nada, y nos mostraban su amor. ¿No crees que ya no tenemos edad para hacer lo mismo?. Si necesitas muestras de amor, pídelas, o simplemente cógelas tu mismo. ¿Qué te parece si te acercas y le abrazas?.

PSYSI