jueves, 23 de diciembre de 2010

Aceptar la frustración.


Aceptar la frustración es algo que se logra cultivando nuestro interior. Aceptar lo que es, lo que se da, lo que se presenta, sea o no de nuestro agrado, es un gran síntoma de madurez. No te quedes enganchado en la frustración, acéptala como parte de la vida. Acéptala como parte de las enseñanzas y experiencias que te hacen crecer. Tener una buena y desarrollada tolerancia a la frustración, te ayuda enormemente a ser más feliz, aceptando la vida tal cual es.
PSYSI