jueves, 2 de diciembre de 2010

Adictos a los culebrones.


¿Qué nos pasa?. ¿Nos encantan los culebrones?. Hay que ver la cantidad de tiempo que pasamos hablando de la vida de los demás. Criticando, juzgando, fisgoneando y escudriñando en vidas ajenas. Aprovechamos incluso cualquier situación de éste tipo, para dejar salir nuestros bajos instintos. Opinamos de todo, y de "todos", y lo peor, sin tener toda la información.Parece que cueste menos estar en la vida de los demás, que en la nuestra propia. Uno de los muchos indicadores, de que estás bien, en tu propia vida, es que dejan de interesarte los culebrones, te cansan y te llegan a parecer aburridos. Y la energía que te consumen, la quieres para otros menesteres.
PSYSI