lunes, 20 de diciembre de 2010

Aumentar y disminuir.


Aceptar las ventajas es fácil, no lo es tanto, aceptar los inconvenientes. Ventajas e inconvenientes vienen en el mismo paquete. Toda decisión que tomamos, tiene de unas y de otros. En el proceso de aceptar las dos partes, tengo que focalizar mi atención, en las ventajas de mis decisiones, ya que todo aquello en lo que fijo mi atención, crece. E intento que los inconvenientes no pesen tanto, haciendo que mi atención no se pose demasiado tiempo en ellos. Aquello en lo que no pongo mi atención, disminuye. Esto es lo que me conviene hacer, principalmente porque es mi decisión, mi elección, y es donde quiero estar.
PSYSI